RAW

raw-grave-2017-horror-movie-most-anticipated-films

 

Crudo, así nacemos, con sangre encima.

Novatos de la vida misma, emprendiendo un largo viaje en donde tratamos de romper las cadenas que nos atan, incluso aquellas que aún no logramos comprender.

Convictos de la huida, atados de algún modo y al mismo tiempo alejándonos de lo que más miedo nos da, eso que más queremos pero que nos aterra.

Con la certeza de seguir un camino relativamente lleno de olas, RAW es una película que muestra la convivencia de dos hermanas que estudian juntas y comparten gustos fuera de los lineamientos de lo establecido.

La protagonista, cuidando en un inicio su estructura, termina dejándose llevar por el entorno. Su compañero de cuarto se convierte en el único verdadero amigo y fluyen ante una vida donde ser parece ser más fácil en un entorno dionisíaco.

Una película con escenas verdaderamente cuidadas tanto por el color y la iluminación.

Puedes adentrarte con la cámara en movimiento en una fiesta llena de fluidos y contrariamente hay  momentos en los que sólo hay una cámara fija en donde no pasa nada y de repente, en un sólo segundo, sucede todo.

Reclusos de nuestro propio yo, pero: ¿Quién decide los demonios que se carga?

 

 

Mundo Feliz.

mundo feliz

martes, 8 de mayo de 2018

Cuando era niña no pensaba en poseer, pensaba en jugar a morir en mi mundo feliz. No jugaba en las tinieblas, sólo en las escaleras, mucho menos me amarraba los pies al bailar.

De niña elegía ser de otra especie, no era de muchos universos, era de uno sólo, pero era una creación del día a día. Un equilibrio de fuerzas.

Elegía soñar cuando me hacían repetir como robot, fingiendo que escuchaba y creando historias paralelas; ayer, un abogado terco que suplió temporalmente a un artista no se atrevió a describir las razones de porque no le gusta el “Flat White” y sin embargo perdió un poco la calma, cuando yo me hubiera conformado con un “no sé”. Aun así, creo que lo hice reír.
Cuando era niña me intrigaba mucho la magia sin dejar de lado la ciencia, aunque la termodinámica y la aeronáutica no me han explicado como un beso de un ser de viento irónicamente me quemó las neuronas cuando un perro me arrastraba por la banqueta o como un abrazo de un ser de fuego me hizo volar más alto que los papalotes que se supone están diseñados para eso.

Cuando era niña tenía sueño, pero además tenía muchos sueños y si bien no quiero dormir tanto porque aprendí de un gran maestro de fotografía que usa sombreros y se disfraza (Véase más sobre la economía del tiempo, el lenguaje, como destrozar cabezas, café con cigarro y mezcal por la mañana y en cómo no ahorrar insomnio con tal de crear), hoy dormiré tranquila porque mi familia, la que yo elegí, me ayudo a recordar. *

Cuando era niña tenía mucho tiempo para los sentidos y los artistas se aprovecharon de eso, me dijeron que pasaría. Así que les hice caso.

La única clausula en sus mensajes era que por sobre cualquier cosa nunca dejara de soñar.

A veces no es fácil y uno vuelve a ser niña, por ejemplo, hoy mi jefe me dijo tan sólo dos palabras y me solté a llorar.

Pero al final del día sólo tuve que escucharme: Es imagen, es música y son letras. Lo tengo tatuado, lo tengo en mi cara, en mis dedos temblorosos, en mis pies que no se paran, en mis oídos que gritan, en mi boca que no calla. En los aullidos.

Era yo, gritando crear.

* P.D.“La Espiral y el Tiempo” de Luis Argudín es un gran libro y Claudia Gallegos, artista del agua que sólo con su nombre hizo temblar a más de cien, es un gran profeta del tiempo. Ellos, o desconocidos. Cualquiera puede serlo. Senseis de vida. Humanos. Creaciones. Arte.

Stalker: LA ZONA

stalker¿Te imaginas un día despertar, querer abrazarlo y al segundo y medio recordar la  desgastante discusión nocturna mientras que sabes que del otro lado del colchón hay alguien que seguramente está pensando en lo agradable que sería su vida sin tu desafinado llanto, que le hace recordar que él o ella es proporcionalmente igual de nefasto que tú?

La Zona, lugar nacido por la caída de un meteorito, lugar maldito pues todo aquel que entra seguramente no regresa. (1)

  • Existen los Stalkers, ellos conocen el camino “porque lo respetan” y su oficio es llevar a gente desesperada a La Habitación, lugar en donde encontrarán su verdadera felicidad.

Nota A1 al lector: Favor de llegar puntual a la cita en el bar que acordaron, son tres aristas de personaje, saben muy bien en que zona se mueven: Artista, Profesor o Stalker. De esta manera ser honesto, transparente y elegir cuidadosamente puede ser la receta te salvará, elige sabiamente.

El lugar está resguardado, así que además de todo el sufrimiento que llevas cargando, tendrás que defenderte de toda clase de peligros. Camina lentamente y cuando sea necesario corre con toda tu fuerza, tratando siempre de evitar los caminos en línea recta, pues justo eso es lo que la Zona demanda.

Nota A2 al lector: Se dice que en la Zona todo va cambiando pues jamás es estática. Te mueves con ella y ella decide cómo tratarte. Aprende a caminar en círculos. O no.

Es por esto que los Stalkers se dedican a llevar a personas desesperadas, que ya no saben qué hacer para ser felices, y les hacen saber que hay reglas, prohibiciones, velocidades y peligros no costeables.

¿Confías al 100% en el chofer de todas las mañanas, siendo desde un perfecto desconocido hasta tu propio reflejo en el retrovisor? ¿Te imaginas siendo tú el proyectado desnudo y, sin hablar de ropas, sólo escuchándote a ti mismo en lo más recóndito de tu alma?

Esta y otras muchas sensaciones surgirán en el recorrido de este filme, considerado como una de las mejores  películas en la historia de la humanidad.

Nota 3 al lector: Tal vez concentrarnos en el área es lo que nos ha perdido. Yo leí este filme teniendo en cuenta el perímetro y el volumen. Quizás ir en un vaivén sea el mayor de los errores, la mejor de las opciones, la más grande decepción o lo más cool del mundo. O no.

Ojalá que el área del triángulo se acomode en el tiempo y dejemos los números enteros de una vez por todas. Tal vez el camino recto no sea el problema completo, tal vez sólo nos da miedo abrir la puerta e ir a visitar nuestra propia habitación.

Director: Andréi Tarkovski

 

Isle of Dogs

isleofdogs_header

Ante un ambiente visual delicioso, lleno de referencias y alusiones a imágenes clásicas de la historia del arte y una atmósfera destruida muy al estilo “Wall-E” se encuentra un planteamiento de problema en Japón, donde el Teniente Kobayashi (en apariencia amante obsesivo de los gatos) arma una conspiración en la que los perros  se ven destinados a ser deportados a una isla llena de basura y desechos tóxicos, con el pretexto de haber contraído enfermedades que podrían ser un riesgo sanitario para toda la humanidad.

Esta isla es diseñada para que eventualmente la raza canina desaparezca, de esta manera los gatos suplantarían a los perros como animales de compañía, razón por la cual los perros no tienen más opción que organizarse en jaurías como medio de supervivencia.

El equipo canino protagonista está conformado por perros que anteriormente tenían una buena vida con sus respectivos amos, llena de comodidades y amor… todos menos Chief (Bryan Cranston), un perro callejero que parece no haber podido encajar ni en la sociedad ni en la vida misma.

Este grupo de perros, dentro de su miserable y riesgosa cotidianeidad vislumbran un buen día la caída de una avioneta hurtada por el mismísimo sobrino del teniente Kobayashi (Atari), un pequeño jovencito que robó el vehículo para ir en busca de Spots, su perro guardián, deportado  también a este lugar con olor a muerte.

Y es esta la trama de una gran aventura con una convivencia entre los personajes que en inicio resulta compleja, pero que conforme pasan los minutos va fluyendo y engranándose bajo la lucha conjunta por ya no sólo sobrevivir individualmente. Unión en donde jóvenes y perros, todos igual de importantes luchan con garras y dedos ante la separación de amor que unos pocos se empeñaron en destruir.

La película es animada pero no es precisamente creada para un público infantil al igual que otros filmes de Wes Anderson. En poco más de hora y media disfrutarán de una aventura cómica pero también se enfrentarán ante problemas y cuestionamientos de índole introspectiva, degustando agriamente cosas que solemos olvidar.

Se encontrarán con mucho honor y amistad, moronas que actualmente están vagando como dientes de león ante una individualidad egoísta que ha olvidado cosas muy básicas y sin embargo no terminan de borrarse, pues muchas veces sólo están enterradas y aparentemente nubladas, como el amor.

LOCKE – Orden de un trayecto.

thumbnail_17903

¿Qué pasaría si tu vida, perfectamente planeada y ejecutada, tuviera un sólo error?

Seguramente no suena impactante una película de hora y media de una sola toma, en la que un hombre maneja por la carretera durante el mismo lapso de tiempo. Unas cuantas charlas por teléfono sobre un pavimento recto en donde la única imágen que verás es a él, manejando. Utilizo la palabra “seguramente” porque he recomendado ampliamente este “demoledor” filme y la gente resulta apática a mi breve sinopsis, pero justo es todo lo contrario: una grandiosa película de drama en donde no pasa nada y pasa todo.

Tom Hardy en un papel sumamente complejo de ejecutar y con sólo seis días de grabación. Guión inteligente, pretención nula y una actuación delicada, progresiva y penetrante. Un viaje nocturno acompañando a un hombre perfectamente arraigado a lo correcto, un hombre que pelea por ser mejor que la figura nula de su primer hombre. Hora y media en donde el silencio hace ruido, en donde la contención del personaje va evolucionando contigo y se transforma en ansiedad pura, existencialismo que pone nervioso a cualquiera.

Esta generalidad hace que la mente del espectador vaya en perfecto ritmo: mientras el carro avanza y las llamadas van y vienen, puedes sentir como la paciencia se agota al compás del deterioro evidente (y a veces no tan evidente) de Tom Hardy.

Envolvente, recomendada para valientes, no apta para sólo espectadores:

Empieza poniéndote el cínturon, seguramente no será suficiente cuando quieras lanzarte por la ventana. Sólo ten paciencia, es tan real que lleva un tiempo, estructura y niveles de concentración que es capaz de destruir el límite entre tu sillón cómodo y un viaje en carretera.

Un viaje introspectivo que te dejará con más preguntas que respuestas… pero no precisamente de la película.

Apta (y no apta) para ansiosos.

Director y escritor: Steven Knight.

Candy

candy-candy-the-movie-28551133-720-405

Otra historia de amor, dirás, escéptico ante las relaciones que profesan una felicidad abrumadora marcada por la incoherencia del utópico cine romántico; teniendo como primer prejuicio la dulzura del ahora lejano Heath Ledger y a una actriz no tan conocida (Abbie Cornish, asemejando en apariencia a una inofensiva muñeca).

Y sí, lo es, es otra historia de amor llena de dulces y de colores. Contacto, unión, miel y poesía en un contexto donde los dulces (drogas) son un mero vehículo para evadir el compromiso a una grisácea y aburrida vida adulta.

¿Quién querría fugarse ante la falta de preocupación por el mañana? O fugarse ante la opción de ser un astronauta; de vivir para bailar. Movimiento, música, silencio. Lo hermoso de no escuchar mayor estruendo que el latido de tu corazón alejado del ruido del tránsito. Tu cuerpo no pesa y el camino, réplica exacta de todo aquello que soñaste ser. Instante alimentado con dulces que cambian de color y maximizan cada arista. Ojos, brazos y piernas y pasteles. Besos en un lienzo, frescura de un día de verano sin sandalias; despeinados y sin prisa, sin presión.

Una niña que lleva el dulce en su nombre, frustrada ante su propia negación en la tierra; ligada y sin opción de escapar al inquisitivo poder de una madre. Gusta de colorear los días de su amado -un niño que va por la vida flotando ante lo inesperado y sin una premisa de una mañana que dé frutos.

Mano a mano, en cuerpo y alma se atragantan de azúcar.

Azúcar:

Disfraz de eternidad que no prevé lo funesto y putrefacto del agua corriente o el incendio devorando el bosque.

Suciedad, destrucción de huesos, incontinencia de control, ira acumulada, vacío que ataca los nervios y altera la conciencia .

Muerte del individuo en su complejidad y en su totalidad; dolor anestesiado, con un abrazo como punto final.

Si estás decidido a probar nuevamente la miel y el horrible dolor de un estómago perforado entonces este filme va a ser un drama que no pasará desapercibido. Permanecer es un pase directo a la muerte y no permanecer también.

Director:Neil Armfield

Good Manners

maxresdefaultSer ante un tiempo, ante un espacio marcado por variaciones de lo visible, de lo palpable y de lo que realmente es… todo detrás de las maneras: ¿Quién nos dijo cómo ser, quien diablos nos mandó a esta tierra, como decidimos el camino a seguir?

Clara, enfermera de color candente, pide empleo como cuidadora de una embarazada  que tiene como nombre “Ana”. Ana confía en Clara, muy a pesar de no saber realmente quién es y decide contratarla desde antes de la consumación del embarazo para que se ocupe de las tareas del diario, la atienda y la cuide como la buena enfermera que demostró ser desde el día uno.

Contrariamente a lo que se pensaría, ambas estrechan un lazo casi instantáneo de confianza e intimidad, incluso ante acontecimientos difíciles de explicar y en diferentes grados. Pero no son sólo ellas dos, pues el feto que contiene Ana es excesivamente fuerte, proveniente de un desliz que la etiqueta ahora como mujer irrespetable y la excluye ante una sociedad manierista.

“You are just too good to be true” suena como una mofa, un vil escupitajo sonoro.

Dentro de las entrañas de Ana se gobiernan ciertos comportamientos fomentados por el habitante y gobernados por las fases de la luna. Noches en donde el sonambulismo, el fuego sexual y el naranja de un par de ojos, hacen que Clara tome partido ante este asunto sanguinario que requiere de cuidados excesivos, de música y de amor.

Lo más carnal destruye y construye una nueva vertiente, pues Ana en algún punto deja de ser el centro de atención y en esta nueva fase, Clara, pudiendo haber dejado el problema (el producto de abrumante peligro del que en ese momento ella no tiene absolutamente nada que ver) decide no hacerlo, pues vaya que uno no decide a quien amar.

Historia de amor, dibujada con hermosas tomas fotográficas y un Soundtrack que merece la pena escucharse. Historia de sangre y canciones de cuna. Al final de todo lo sanguinario, de lo reprobable y oscuro siempre queda el amor de una madre. Ahí, en la batalla diaria por querer tener un niño feliz se establece una burbuja de metal que en algún punto necesariamente también debe de explotar.

Explosiones que causan escalofríos, canciones de cuna, puro intento por sostener en sociedad a algo insostenible. Ejemplo perfecto de que nuestra propia naturaleza no se encierra para siempre, se puede controlar, pero no se puede cambiar. Clara, mujer áspera, fuerte y amorosa cuida de criaturas que bien pueden acabar con todo a su alrededor. Pero siempre hay forma, o al menos ella eso quiere creer.

Historias que son líneas perpendiculares, oscilantes y enfocadas en la visión del otro. Son esos los colmillos, las garras que pocos se toman en serio.

Así la historia de Clara, una enfermera cualquiera de tono oscuro y mirada penetrante, mujer bien plantada en sus zapatos, detonadora y resistente ante cualquier ataque con tal de salvar al ser amado.

Uno no decide lo intrínseco. Eso incluye aquellos amores que son reales y no se eligen, por más peligrosos que sean.

Directors: Marco DutraJuliana Rojas